Metáfora de las piedras

En una ciudad como la nuestra había una vez una muchacha de unos 25 años que pensaba que su vida no tenía mucho sentido pues todos los días debía cargar una gran bolsa con pesadas piedras en su trabajo.

Cada día había ido cargando esa bolsa con una piedra de distinto color cada día más grande y pesada. Les había ido poniendo nombre: Odio, Resentimiento, Bronca, Angustia, Envidia, Tristeza, Desesperanza… eran algunos de esos nombres.

Un niñito muy pequeño se la encontró y le preguntó sorprendido:

-¿qué llevas en tu bolsa?

En ese momento pasaba por la calle un enorme camión que hacía temblar las vidrieras y el piso….

-Muchas piedras pesadas llevo en mi bolsa, contestó muy enojada la muchacha.

-Y, ¿por qué eliges piedras tan pesadas?, le preguntó el niño.

-No lo sé, respondió la mujer.

-¿Te ayudo a cargarla?, le dijo el pequeño

-No podrías niñito, son MIS PIEDRAS, contestó mal la muchacha.

-A que sí puedo!!! le gritó el pequeño…

El niño intentó cargarla con todas sus fuerzas y apenas si podía moverla, y estuvo largo rato intentando cargarla hasta que cayó aplastado por la bolsa. La muchacha asustada lo ayudó a reponerse.

-Yo quería ayudarte, dijo el pequeño muy triste

-Podemos hacer una cosa: cambiemos las piedras tan pesadas por piedras de colores y bien livianas. Las llamaremos : Amor, Alegría, Esperanza, Amistad, Solidaridad….qué te parece? Propuso el niñito contento. Y fue lo que hicieron y asi ambos pudieron cargar la bolsa cada día.

piedras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s